jueves, febrero 24, 2005

6.-Pensamientos positivos

Toda p-i que se precie debe pensar, como mínimo, dos veces al día en la muerte en sus múltiples variantes.

La muerte es un tema que nos atrae y que debe aparecer habitualmente en nuestras conversaciones para dotarlas del tono místico-trascendental necesario.

Por supuesto, es algo que no puede cogernos desprevenidas, eso jamás. Debe llamar a la puerta con la suficiente antelación como para que nos de tiempo a escribir nuestra gran obra póstuma (esa que jamás intentaríamos emprender en otras circunstancias, no vaya a ser que nos falte inspiración o talento, claro).
Ese libro que pase a la historia de la literatura, ese viaje del que dejaremos constancia para el adecuado aleccionamiento de generaciones venideras, ese descubrimiento que revolucionará el mundo...o cualquier otra obra digna de genios como nosotras que deben cambiar el rumbo de la historia.

Otra de las fantasías de toda p-i es el suicidio. Pero no nos engañemos, es solo una fantasía. Tenemos un ego demasido grande como para dejarnos vencer por estos pensamientos. Al fin y al cabo, no podemos privar al mundo de nuestro talento, tenemos una misión que cumplir.
Eso sí, antes de vernos como cuarentonas fracasadas e inestables, antes de dar por sentado que jamás haremos algo grande o encontraremos nuestra verdadera motivación (es decir, como sigamos así...) nos encargaremos de dejar un cadáver bonito junto a nuestra gran obra póstuma y una carta-repaso para familiares y amigos tipo "ahora-os-vais-a-enterar-quien-soy-yo".

2 Divagaciones:

Blogger paranoica anota...

G-E-N-I-A-L

Ya sabes que comparto lo que dices, me recuerda a cierta conversación de hace una semana...;)
Besos!

7:43 p. m.  
Blogger neurótica anota...

uish! vas a conseguir sonrojarme ;P
viniendo de ti eso son palabras mayores!
Además..se te podría atribuir la mitad del post por la conversa del otro día, no?

Un beso!

7:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home