jueves, abril 28, 2005

La manía de complicarse la vida.

Es evidente, una p-i cuanto más pueda complicar su existencia, mejor. Porque si no hay motivos se los busca, porque una buena película montada por una misma es mejor que cualquier realidad, porque el estar tranquilas y felices no es lo nuestro...
Y sin embargo a veces me pregunto cuánto va a durar esta faceta de mi carácter, por qué me empeño en seguir siendo tan complicada, por qué sigo con la pantomima de ser una p-i.
Hay demasiadas preguntas como siempre, y pocas respuestas. Sería exagerado decir que mi vida entera es un interrogante, pero es así como me siento, en un terreno inseguro, peor que las arenas movedizas del Pantano de Fuego de la Princesa Prometida (y sin ningún Wesley que me rescate). Sería exagerado decirlo, pero lo digo.
Los lamentos no funcionan, pero tampoco encuentro alternativa, así que de momento me quedaré encerrada en mi torre esperando que venga un caballero de lustrosa armadura a que me salve. O mejor aún, esperaré a que llegue el momento en que tenga ovarios y sepa salir de esa torre yo solita, pues mi orgullo de diva divina me impide pedir ayuda.

7 Divagaciones:

Anonymous Anónimo anota...

no te kejes tanto, q al fin y al cabo ara mismo estas con el caballero de lustrosa armadura dando vueltas por el l´hospi, despues de q te rescatara de morder las paredes de tu alcoba...
otras seguimos en la cama, esperando no despertarse o si toca despertarse las cosas esten de mejor ver

9:56 p. m.  
Blogger Isthar anota...

Pues después de leer esto de hoy no tengo tan claro que esa fase que pasé esté pasada del todo... porque esto me va sonando más cercano, como de hace bastante menos tiempo.

A veces estamos tan acostumbradas a ver el mundo a través del prisma del descontento que cuando todo parece ir bien nos sentimos extrañas, y acabamos complicándolo todo para estar de nuevo en terreno conocido. Es contradictoriamente irónico.

Muchos besos

10:29 p. m.  
Blogger psicótica anota...

a la salida de un laberinto siempre hay otro esperándote (esperándonos) verdad?

ais.. que mezquindad! yo también tengo ese interrogante en la cabeza a modo de sombrero, y ni te cuento donde apoyo los pies.. pero saldremos de esta, claro que si, saldremos con la cabeza bien alta (a esperar entrar en algún otro sitio.. pero eso no lo digas a nadie)

abrazos divinales

11:54 p. m.  
Blogger paranoica anota...

Anónima....remarco el querer salir de la torre yo solita...que tenga la suerte de tener un pseudo-caballero no quiere decir que eso me solucione los problemas que tengo conmigo misma. Y haz el favor de salir de la cama de una puta vez, con la cabeza bien alta y demostrar todo lo que vales...no esperes que las cosas cambien por si solas. Te quiero!

1:20 a. m.  
Blogger Aylen anota...

Siempre me pregunto si algún día seré lo suficientemente valiente como para permitirme ser feliz, me pregunto si luego no me sentiré culpable y volveré a hundirme yo solita.
Mucho mejor si sales de la torre tú solita, así en un futuro no tendrás que depender de nadie para salir y sabrás que si un día pudiste hacerlo podrás volver a conseguirlo por ti misma siempre que haga falta.

Un abrazo.

7:37 p. m.  
Blogger Nepomuk anota...

Ehm...yo me he líado. ¿Torres? ¿laberintos? si las escaleras subían también podrán bajar ¿no?

¿qué os pasa, alteza? si la vida es bellaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
(yo sigo diciendo que para todo mal, mezcal, y para todo bien, también)

12:49 p. m.  
Blogger paranoica anota...

Ay Nepo...pásame la botella, que de tanto intento de metáfora ya me he liado y necesito olvidar...
Gracias por recordarme que la vida es bella!!! :)
(y es un agradecimiento sincero)

5:19 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home