sábado, mayo 07, 2005

12.-Autocompasión

Después de esta corta temporada exiliada de modo "completamente voluntario" en la residencia del Sr. X, mi psiquiatra, vuelvo para explicaros uno de los secretos mejor guardados de las p-i.

La autocompasión.

Sí, sí, la autocompasión. Ninguna de nosotras lo reconocerá nunca en voz alta y sólo una sobredosis de alguna extraña substáncia de esas que tanto le gustan a Mr. X hará soltar nuestras lenguas.
Pero las p-i nos autocompadecemos.
En realidad no es más que la lógica consecuencia de esa autofustigación que tanto nos gusta practicar y que convertimos así en un perfecto círculo vicioso (mmm!).

Autoflagelo-Autocompasión-Autodesprecio-Autoflagelo...

Evitaremos la autocompasión en círculos abiertos pero cuando estamos contigo (sí, sí, contigo) y solamente contigo, daremos rienda suelta a nuestro espíritu de plañideras con el único fin de que nos recuerdes lo divinas que somos.

Ejercitada en privado es aún más fructífera ya que nos permite soltar esos dos lados de nuestra personalidad que llevamos dentro, o incluso nuestras múltiples personalidades en según que casos (os he presentado ya a obsesiva-compulsiva, mi compañera de cerebro?) y jugar a "poli-bueno, poli-malo" hasta vovlernos completamente locas.

Y es que lo malo de la autocompasión es que deja un gusto amargo y lejos de reconfortar suele provocar un profundo asco hacia una misma que no debería caer en debilidades así.

Y es que, si somos divinas, no hay nada de lo que compadecerse, verdad?

9 Divagaciones:

Blogger Blanquita anota...

Si, claro que hay algo de lo que compadecerse, de los demás que no pueden ser tan estupend@s como nosotras! Bueh, fuera tonterías, es un texto genial y demasiado real, ni falta que tiene decir que lo comparto enterito.
Besazos de una que ha practicado este punto demasiadas veces esta última semana.

3:44 p. m.  
Anonymous neurótica deprimida anota...

aish...q poco me habeis echado de menos divinas, creo q voy a deprimirme un rato con el recibimiento que ha tenido mi post.
Besos

8:22 p. m.  
Blogger Nepomuk anota...

Empiezas a darme miedo...(uh)

7:14 p. m.  
Blogger Blanquita anota...

quien de las cuatro nepo? XD
BU!!

10:32 p. m.  
Anonymous neurótica-come-niños anota...

Noooo....alguien-debería-haberle-dicho-a-este-nepo-que-eso-no-se-dice!!!!
Aish...creo que voy a tener que escribir 1000 veces "No debo asustar a la gente" como penitencia...o colgarme un cartel avisando que me como a los niños crudos y por las noches salgo a secuestrar ancianitas .
Me tocais la fibra sensible ultimamente...

10:43 p. m.  
Blogger Stalmat anota...

sufrì de ese cruel mal hace poco y permite decir q es horrible leventarse de la cama y sentir eso.

1:11 a. m.  
Blogger Aylen anota...

Como siempre me identifico con el diván. Para que veas que es cierto, aquí te dejo algo que escribí hace unos meses (perdona por si es un poco largo):
He decidido dejar de quejarme por todas las cosas que no me gustan. Las que tienen que ver conmigo intentaré cambiarlas, aunque sé que es más cómodo seguir quejándome y protestando por todo lo que no es como yo quisiera. Autocompadecerse es tan fácil y tan reconfortante que la necesidad de hacerlo crece como una bola de nieve, crece como las mentiras que duran demasiado tiempo. Cuanto más tiempo pasa, más te apetece seguir estancado en tu isla de autocompasión, se está tan calentito arropado bajo su manto, es tan dulce el sabor de las lágrimas... por qué dejar de hacerlo, por qué no seguir aumentando un poquito más mi dosis de autocompasión diaria si es tan sencillo conseguirla que ni siquiera necesita receta, por qué dejar de hacerlo si con ello no hago daño a nadie, por qué abandonarla si es tan buena compañera, si nunca te ha fallado, si siempre está ahí para cuando quieras utilizarla, si no molesta a nadie... pero lo cierto es que sí molesta, sí hace daño, sí que va dejando hueco por dentro, no al resto, pero si a mi. Y como hoy he decidido quererme un poquito más, aquí se separan nuestros caminos, hasta nunca fiel compañera.
No voy a quejarme por todo lo que no me guste, voy a cambiarlo.
Y las cosas ajenas a mi, todo lo que yo no puedo cambiar por mucho que me gustase que fuera diferente, simplemente me limitaré a aceptarlas tal y como son, son cosas que me gustarán más o menos pero que están ahí y no dependen de mi.

La vida es una tragedia para los que sienten, y una comedia para los que piensan. [Jean de la Bruyere].

La vida no es un problema para ser resuelto, es un misterio para ser vivido.

He aprendido que la vida no vale nada, pero también que nada vale una vida. [André Malraux].

9:34 p. m.  
Anonymous sociopata anota...

no, odio autocompadecerme,ya tengo bastante con lo q hay como para compadecerse y tampoco creo q sea divina, a si q tienes toda la razon. y buen escrito

10:02 p. m.  
Anonymous Anónimo anota...

bueno sere breve, es terrible consumir el tiempo con este sentimiento, tardo mil horas en levantarme cada mañana y muero de ganas para q pasen los dias y piense q fue un dia menos, se q debo hacer pero no tengo fuerzas, yo me he fallado y tambien fallado a muchos, pero lo mas horrible es sentir q ya nadie te necesita y q estoy sola, porq soy conciente nadie se merece tenerme a su lado solo opaco los dias.

8:17 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home